Experiencia en la ONU (Ginebra)

4

.

El pasado 22 de enero tuve la posibilidad de participar junto a la delegación de “Dominicans for Justice and Peace” del llamado “Examen Periódico Universal” del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza. En este examen se evalúa la situación de derechos humanos de los países mientras que los demás efectúan observaciones y recomendaciones.

Dominicans for Justice and Peace, tiene estatus observador en la ONU y puede participar de las deliberaciones. Se trata de una ONG perteneciente a la Orden de Predicadores que -por su historia en favor de los derechos humanos- tiene este lugar en la ONU. La organización está comprometida con temas de derechos humanos en todo el mundo. Actualmente está trabajando en algunos temas en el Congo, Burundi y República Dominicana, entre otros países.

Se trata de un modo muy especial de vivir la predicación dominicana y preocuparse por el desarrollo “de todo el hombre y de todos los hombres”. Así, la organización trabaja conjuntamente junto con otras ONG ante la ONU y en diversos países, donde el punto de contacto es el bienestar de la persona y sus derechos.

.

5

21

.

Tuve la posibilidad de compartir con dos de los miembros de la Organización que se encontraban presentes. Fray Leobardo Almazán OP y Laurence Blattmer. Ambos con distintos caminos de trabajo que enriquecen a la Organización con sus talentos.

También tuve la posibilidad de compartir con los frailes de la comunidad dominicana de Ginebra que me acogieron muy generosamente. Me contaron sobre la realidad de la Orden y de la Iglesia en el lugar. Uno de los puntos más relevantes tiene que ver con el lugar que ocupa la Orden en la promoción del ecumenismo y el diálogo con otros cristianos no católicos.

Fue una experiencia muy enriquecedora que permitió conocer el funcionamiento de una de las instituciones más importantes del mundo, en clave dominicana. También, conocer como algunos miembros de nuestra familia dominicana cumplen un rol muy valioso en este lugar. En otras palabras, la hermandad en Santo Domingo y la Iglesia, me permitió sentirme como en casa.

.

Matías Pedernera Allende

.

.