21 de Septiembre: día del empleado UNSTA

El 21 de septiembre hemos institucionalizado el día del empleado UNSTA. Decir “empleado” hoy en día suena raro. Hablamos de colaborador. Sin embargo, luego de una excelente jornada, mejor hablar de día de la FAMILIA UNSTA.
Durante aproximadamente 6 horas pudimos disfrutar de una jornada en el Campus de Yerba Buena, acompañados por el sol, el verde y el aire libre. Desde Desarrollo de Personas, la propuesta fue generar espacios, acciones, dinámicas y juegos con el foco puesto en el compartir, relacionarnos, conocernos y pasarla bien. Sin embargo, el objetivo es mucho más profundo: es generar lazos fuertes y profundos como una familia que nos permite prepararnos para sortear cualquier crisis.
No podemos desconocer que nuestro país atraviesa una fuerte crisis. Esta crisis puede tener un impacto en nuestra matrícula. Frente a ello, hay variables que no manejamos, pero otras que sí. Por ejemplo, cuál es la experiencia que le generamos al alumno que se acerca a la Universidad. Por eso es importante estar más que nunca unidos, trabajando en equipo, reconociéndonos, vinculándonos. Y ello sólo es posible cuando podemos romper las barreras físicas (distintas sedes), jerárquicas (distintos cargos), funcionales (distintas áreas).
Durante toda la jornada, daba igual de dónde era, cuál era tu cargo o cuál era tu tarea. Todos éramos uno, todos juntos y en equipo. Y la respuesta fue increíble. Arrancamos la jornada con un desayuno para cargar energías. Pasamos luego al auditorio y, después de hacer énfasis en la importancia del trabajo en equipo, realizamos un juego didáctico sobre “cuánto conoces de la UNSTA”.

.

img-20180922-wa0038

.
Ya afuera, comenzamos con los juegos. A través de bailes y dinámicas movidas, comenzamos a “romper el hielo” y pudimos ver a todos involucrarse poco a poco y contagiar a sus compañeros. Los juegos por equipo siguieron a los individuales. Formamos equipos diversos, con las siguientes premisas: nadie con su jefe, nadie con compañeros de área y la mayor distribución por sedes.

.

img-20180922-wa0035

img-20180922-wa0028

.
El primer juego en equipo era sencillo: conocer la antigüedad y el área de nuestros compañeros de manera entretenida, otros juegos de acción en equipo con dificultades: ojos tapados, sin hablar, con un líder elegido por ellos. Después de un break para refrescarse y comer unos turrones y caramelos, pasamos a la búsqueda del tesoro. ¿En qué consistía? Buscar cuatro pistas que formaban a santos dominicos y finalizaban con una breve reseña de cada santo.
El último juego consistía en armar una pirámide con las siguientes premisas: uno de los participantes tenía los ojos vendados, nadie podía hablar solo el líder. A su vez, la pirámide ganadora sería la más alta, la más linda y la más resistente. Todos disfrutaron mucho de la actividad. La competencia por hacer la mejor pirámide fomentó la creatividad y la búsqueda de elementos para decorarla. Las personas se sacaban fotos con las pirámides y trataban de ver cómo mejorarlas para ganar.

.

img-20180922-wa0005.
La última dinámica consistió en presentar la propuesta “Valores UNSTA”, por la que buscamos descubrir cuáles son los valores representativos, aquellos a los que aspiran nuestros colaboradores, los que quieren transmitir a la sociedad. Para ello, a través de un sistema hicimos una recolección de esos valores. Los pasos a seguir serán fomentar los mismos a través de diferentes dinámicas y acciones y luego elegir a los empleados que representan esos valores para darles una mención a fin de año.
Aprovechamos el encuentro para presentar a los nuevos ingresantes, pero también para reconocer la trayectoria de los más antiguos. Quizás el momento más emotivo, cuando Victoria Rodríguez, de 41 años en UNSTA pasó al frente y, entre lágrimas, nos transmitió la compañía y apoyo de todos sus compañeros durante la enfermedad que, con mucha resiliencia, logró superar.
Antes del almuerzo, a través de un video denominado “el círculo de oro” buscamos descubrir que lo importante es el propósito, el por qué hacemos las cosas y que eso debe nutrir qué hacemos y cómo lo hacemos.
No podíamos terminar sin compartir el almuerzo en un momento descontracturado y relajado al que se sumaron los miembros de la Junta de Gobierno luego de su reunión ordinaria.
Desde Desarrollo de Personas, agradecemos a todos los que colaboraron y a todos los que participaron de esta hermosa jornada que quedará instalada y será repetida año a año.

.