Biografía de Santo Domingo

miracle-at-fanjeaux_15880661379_o

.

Santo Domingo nació hacia 1170 en Caleruega, un pueblo de Castilla. Canónigo en Osma, Domingo acompaña a su obispo Diego en sus misiones diplomáticas. En Toulouse, en Dinamarca, en Roma, en Montpellier, en Narbonne, descubren culturas diferentes y la miseria. Atravesando la región del Mediodía de Francia, se enfrentan con la herejía cátara. Domingo acoge con entusiasmo la iniciativa tomada por su obispo de predicar como un mendigo y un pobre, a imagen de los apóstoles. Después del retorno del obispo Diego a España, fray Domingo prosigue con su actividad y comparte la condición de aquellos con los que vive. Su combate por la fe es sostenido entonces, por la oración de unas convertidas del pueblo de Fanjeaux, reunidas en comunidad monástica, en Prouilhe, entre Toulouse y Carcasona. Él puede contar con su sostén, durante los años de inseguridad, que siguen a la invasión de los “Cruzados”, venidos del Norte, convocados por el Papa Inocencio III (1209). De regreso a Toulouse, en 1215, gracias a una paz precaria, Domingo reúne a unos compañeros enviados por el obispo para predicar, pero alimenta el proyecto de una orden religiosa que se llamaría y sería efectivamente ” Orden de Predicadores “. El mismo año, de vuelta del IV Concilio de Letrán, funda esta Orden en Toulouse. Después de la primera confirmación pontificia (diciembre de 1216), Domingo dispersa, a través de Europa, a sus primeros hermanos (verano de 1217). A partir de París, Ségovia, Bolonia, Roma, la expansión de la Orden es inmediata en otras ciudades universitarias y más lejos todavía: Hungría, Bohême, Polonia… El mismo Domingo confía a sus hermanos su sueño de ir a llevar el Evangelio más allá de las fronteras de la cristiandad. Muere en Bolonia el 6 de agosto de 1221. “Porque él amaba a todo el mundo, todo el mundo le amaba “, se decía de él. Fue canonizado por el Papa Gregorio IX en 1234.

» Más sobre Santo Domingo