Beato Pier Giorgio Frassati

Personajes  /  Pier Giorgio Frassati

Breve historia

En su adolescencia cultivó una profunda vida espiritual, se hizo activo miembro de la Acción Católica, el Apostolado de la oración, la Liga Eucarística y la Asociación de jóvenes adoradores universitarios.

Decidió estudiar Ingeniería Industrial Mecánica para trabajar cerca de los operarios pobres e ingresó al Politécnico de Turín donde fundó un círculo de jóvenes que buscaban hacer de Cristo el centro de su amistad.

Llevó una vida austera y destinaba a obras de caridad buena parte del dinero que sus padres le daban para sus gastos personales. Su fuerza estaba en la comunión diaria y la frecuente adoración al Santísimo.

Fue deportista, esquiador y montañista. Escaló los Alpes y el Valle de Aosta. Asimismo, nunca perdió la oportunidad de llevar a sus amigos a la Santa Misa, la lectura de las Sagradas Escrituras y el rezo del Santo Rosario.

Cuando cumplió 24 años de edad le diagnosticaron poliomielitis fulminante, una enfermedad que lo llevó a la muerte en solo una semana.

Partió a la casa del Padre el 4 de julio de 1925 y tuvo un multitudinario funeral entre amigos y personas pobres.

San Juan Pablo II lo beatificó en 1990 y destacó que “él proclama, con su ejemplo, que es ‘santa’ la vida que se conduce con el Espíritu Santo, Espíritu de las Bienaventuranzas, y que solo quien se convierte en ‘hombre de las Bienaventuranzas’ logra comunicar a los hermanos el amor y la paz”.

“Repite que vale verdaderamente la pena sacrificar todo para servir al Señor. Testimonia que la santidad es posible para todos y que solo la revolución de la caridad puede encender en el corazón de los hombres la esperanza de un futuro mejor”.

Oración

Oh, Padre, tú has dado al joven Pier Giorgio Frassati
la dicha de encontrar a Cristo
y de vivir con coherencia su fe
al servicio de los pobres y enfermos;
por su intercesión haz que también nosotros subamos,
como él, por los senderos de las bienaventuranzas evangélicas
y que imitemos su generosidad,
para difundir en la sociedad el espíritu del Evangelio.

Por Cristo, nuestro Señor.

Amén.

Novena al Beato Pier Giorgio Frassati

Pier Giorgio responde: La fe que me fue dada en el Bautismo claramente me sugiere: «de ti mismo no harás nada, pero si tienes a Dios como centro de todas tus acciones, entonces alcanzarás la meta.»

Rezamos: Beato Pier Giorgio, enséñame la verdadera pobreza de espíritu. Ayúdame a entender que Dios me cuida, y que Él me pide que cuide a los otros, especialmente a los carenciados. Guíame para hacer elecciones en mi vida que demuestren una preferencia de servir a Dios y al prójimo, en lugar de acumular riquezas y ventajas sociales en mi propio beneficio. Dame un amor especial por los pobres y los enfermos.

Beato Pier Giorgio, pido tu intercesión para obtener de Dios, que ama a los pobres, todas las gracias necesarias para mi bienestar personal y comunitario. Me dirijo confiado a ti para que me ayudes con mi necesidad actual: (mencionar el pedido).

Pier Giorgio responde: Para que nuestra vida sea cristiana, tiene que haber un constante renunciamiento, un continuo sacrificio. Pero esto no es difícil, si uno piensa qué son estos años pasados con dolor, comparados con la eterna felicidad donde la alegría no tendrá medida ni final, y donde tendremos una paz inimaginable.

Rezamos: Beato Pier Giorgio, enséñame que también debo ser capaz de llorar para ser capaz de ser consolado. Muéstrame cómo enfrentar la pena, y a no evitarla o pretender que no existe. Ayúdame a ingresar en cualquier dolor presente, para que mi alma pueda vaciarse y se llene con la paz de Dios.

Beato Pier Giorgio, pido tu intercesión para obtener de Dios, que es quien nos consuela, todas las gracias necesarias para mi bienestar personal y comunitario. Me dirijo confiado a ti para que me ayudes con mi necesidad actual: (mencionar el pedido).

Pier Giorgio responde: Con la violencia siembras odio y cosechas sus malos frutos. Con la caridad, siembras paz entre los hombres, no la paz que el mundo ofrece, sino la verdadera paz que solamente la fe en Jesucristo puede darnos hermanándonos los unos con los otros.

Rezamos: Beato Pier Giorgio, guíame para reclamar mi honrada herencia como un hijo de Dios y de su Reino. Muéstrame, con tu propio ejemplo, cómo contener la furia, y a ser paciente en mi trato con los otros. Ayúdame a comunicar la paz de Cristo hablando con palabras de paz y viviendo una vida de paz.

Beato Pier Giorgio, pido tu intercesión para obtener de Dios, que es manso y humilde de corazón, todas las gracias necesarias para mi bienestar personal y comunitario. Me dirijo confiado a ti para que me ayudes con mi necesidad actual: (mencionar el pedido).

Pier Giorgio responde: ¡Qué bienestar es la buena salud como la que tenemos! Pero nuestro deber es poner nuestra salud al servicio de aquellos que no la tienen. Actuar en contrario sería traicionar un don de Dios.

Rezamos: Beato Pier Giorgio, guíame para buscar y desear la justicia de Dios, su plan para mi vida y para la salvación del mundo. Muéstrame el camino del abandono de modo que no pueda desear nada más que estar al servicio de Dios y de su Reino. Guíame hacia la mesa del amor, donde seré satisfecho.

Beato Pier Giorgio, pido tu intercesión para obtener de Dios, que es santo y justo, todas las gracias necesarias para mi bienestar personal y comunitario. Me dirijo confiado a ti para que me ayudes con mi necesidad actual: (mencionar el pedido).

Pier Giorgio responde: San Pablo dice que «la caridad de Cristo nos apremia». Sin esta llama, que debería hacer generosa nuestra personalidad poco a poco, y arder sólo por los sufrimientos de otras personas, no seríamos cristianos, y mucho menos católicos.

Rezamos: Beato Pier Giorgio, enséñame por tu ejemplo de misericordia a abrir mi corazón más ampliamente a aquellos que lo necesitan, especialmente los pobres y los enfermos. Guíame a extender esa misericordia tanto a amigos como a extraños, a aquellos que me aman y aquellos que no lo hacen. Ayúdame a reflejar la propia misericordia de Dios, especialmente con palabras y gestos de perdón.

Beato Pier Giorgio, pido tu intercesión para obtener de Dios, que es la plenitud de Gracia y misericordioso y justo, todas las gracias necesarias para mi bienestar personal y comunitario. Me dirijo confiado a ti para que me ayudes con mi necesidad actual: (mencionar el pedido).

Pier Giorgio responde: Les pido que recen un poco por mí, para que Dios pueda darme una férrea voluntad que no se doble y no falle a sus planes.

Rezamos: Beato Pier Giorgio, guíame en el camino de la pureza, porque sólo los que están limpios de corazón pueden contemplar el rostro de Dios. Ayúdame a ser leal a la alianza que hice con Dios en el Bautismo, que siempre sea fiel a su voluntad y que asimismo le ofrezca una fe sincera. Muéstrame con tu vida cómo ser coherente y completamente dedicado a proclamar el reino de Dios acá en la tierra.

Bienaventurado Pier Giorgio, pido tu intercesión para obtener de Dios, que es puro amor y gloria, todas las gracias necesarias para mi bienestar personal y comunitario. Me dirijo confiado a ti para que me ayudes con mi necesidad actual: (mencionar el pedid

Pier Giorgio responde: Les ofrezco mis mejores deseos, o, mejor aún, sólo un deseo, pero el único deseo que un verdadero amigo puede expresar a un querido amigo: ¡que la paz del Señor sea contigo siempre! Porque si posees la paz todos los días, serás verdaderamente rico.

Rezamos: Beato Pier Giorgio, no obstante tu lucha diaria, encontraste la paz acogiendo tu propia vocación en el trabajo, el estudio y en el juego, orando solo y con otros, en silencio y cantando, riendo o hablando seriamente con amigos. Guíame hacia esa paz interior que me permitirá compartir la paz con otros.

Bienaventurado Pier Giorgio, pido tu intercesión para obtener de Dios, que es nuestra paz, gloria, todas las gracias necesarias para mi bienestar personal y comunitario. Me dirijo confiado a ti para que me ayudes con mi necesidad actual: (mencionar el pedido).

Pier Giorgio responde: Vivir sin fe, sin un patrimonio que defender, sin una firme batalla en busca de la verdad, no es vivir, sino sólo durar.

Rezamos: Beato Pier Giorgio, enséñame a callar frente a la humillación personal y la crítica injusta. Pero guíame a tener coraje como tú para ubicarme con firmeza del lado de la verdad de Dios. Ayúdame a ser sincero con Él, en todas las cosas, para que su voluntad pueda realizarse en y durante toda mi vida. Muéstrame cómo perseverar en la lucha por conseguir las cosas santas y honorables.

Bienaventurado Pier Giorgio, pido tu intercesión para obtener de Dios, que es la fuente de gracia y verdad, todas las gracias necesarias para mi bienestar personal y comunitario. Me dirijo confiado a ti para que me ayudes con mi necesidad actual: (mencionar el pedido).

PIER GIORGIO responde: Nosotros que por la Gracia de Dios somos católicos debemos fortalecernos para la batalla que sin duda tendremos que llevar adelante para cumplir nuestra vocación y dar a nuestra patria, en un futuro no muy distante, días más felices y una sociedad moralmente más sana. Pero para lograrlo necesitamos rezar constantemente para obtener de Dios esa gracia sin la cual todos nuestros poderes son inútiles.

Rezamos: Bienaventurado Pier Giorgio, muéstrame como soportar todos la maldad pacientemente. Ayúdame a aceptar los sufrimientos que otros me infrinjan a causa de mi deseo de ser fiel a Jesús.

Bienaventurado Pier Giorgio, pido tu intercesión para obtener de Dios, que protege a los inocentes, todas las gracias necesarias para mi bienestar personal y comunitario. Me dirijo confiado a ti para que me ayudes con mi necesidad actual: (mencionar el pedido).

Señor, ten piedad Señor, ten piedad. Cristo, ten piedad Cristo, ten piedad. Señor, ten piedad Señor ten piedad. Padre nuestro que estás en el cielo, ten piedad de nosotros. Hijo de Dios, Salvador del mundo ten piedad de nosotros. Dios Espíritu Santo ten piedad de nosotros Santísima Trinidad y un único Dios ten piedad de nosotros Santa María Ruega por nosotros Todos los ángeles y santos, Rueguen por nosotros Beato Pier Giorgio, Ruega por nosotros (repetir después de cada invocación) Amante hijo y hermano, Sostén de la vida familiar, Amigo de los que no tienen amigos, El más cristiano de los compañeros, Líder de la juventud, Ayuda de los necesitados, Maestro de la caridad, Protector de los pobres, Consuelo de los enfermos, Atleta del Reino de Dios, Conquistador de las cumbres de la vida, Defensor de verdad y la virtud, Oponente de toda injusticia, Patriótico ciudadano de la nación, Leal hijo de la Iglesia, Devoto hijo de la Virgen, Ardiente adorador de la Eucaristía, Ferviente estudioso de las Escrituras, Dedicado seguidor de Santo Domingo, Apóstol de la oración y el ayuno, Guía para un profundo amor a Jesús, Diligente en el trabajo y en el estudio, Alegre en todas las circunstancias de la vida, Fuerte en mantener la castidad, Callado en el dolor y sufrimiento, Fiel a las promesas del Bautismo, Modelo de humildad, Ejemplo de desprendimiento, Espejo de obediencia, Hombre de las Bienaventuranzas, Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo Ten piedad de nosotros Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo Ten piedad de nosotros Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo Ten piedad de nosotros V. Ruega por nosotros, Beato Pier Giorgio Frassati, R. Para que seamos hechos dignos de las promesas de Cristo.

Liturgia de las Horas

Oficio de lectura
Segunda Lectura

De las “Cartas” del beato Pier Giorgio Frssati, dominico seglar, a su joven amigo Antonio Villani.
(31 de agosto de 1923. P. G. Frassati, Lettere, ed. L. Frassati, Brescia, 1976, pp. 149-151).

El gozo de pertenecer a la Familia de Santo Domingo y la
decidida voluntad de vivir el carisma

    Estoy contentísimo de que quieras formar parte de la gran familia de Santo Domingo, en la que, como dice Dante, “bien se progresa si no se desvía”. Son muy pocas las obligaciones: has de saber que yo no podría pertenecer a una Orden que obligara mucho.
    Cuando Santo Domingo fundó la Tercera Orden, la concibió como una milicia para luchar contra los herejes. Entonces se regía por reglas casi tan severas como las de los frailes dominicos; pero ahora se ha modificado, de modo que apenas quedan vestigios de aquellas estrictas obligaciones. Basta con recitar cada día el Oficio Parvo de la Virgen María o el Rosario, y esto sin que te obligue gravemente, de manera que no cometes pecado grave si uno o varios días dejas deliberadamente de recitarlos.
    Espero que tu vestición será en el magnífico templo dominicano de Turín, en el que yo estaré cerca de ti para darte el abrazo fraterno. Entonces tú, que ya estas ligado a mí con vínculos de fraternidad por la sangre de nuestro Señor Jesucristo, lo estarás doblemente por tener los dos un mismo Padre: santo Domingo.
    Me gustaría mucho que eligieras el nombre de fray Jerónimo, no porque sea el nombre que quise para mí como hijo de santo Domingo, sino porque me recuerda una figura que quiero tanto como tú, y con la que coincido plenamente en los sentimientos contra la corrupción de costumbres: la figura de Jerónimo Savonarola, del que indignamente llevo yo el nombre. Yo soy un ferviente admirador de este fraile. Muerto como un santo en el patíbulo, y he querido, al hacerme terciario dominico, tomarlo como modelo, aunque lamentablemente estoy muy lejos de imitarlo,. Piénsalo y escribirme exponiéndome tu opinión sobre esto.
    Te agradezco, en nombre propio y en el de los míos, tus buenas palabras, que en estos momentos nos son tan gratas, especialmente cuando sabemos que no son sólo pensadas con la mente, sino sentidas en tu corazón, tan cercano a mí en estas horas.
    Saluda a los tuyos. Y para ti, mil cosas en Cristo Jesús. Fray Jerónimo.

Responsorio
      R. El Señor lo ha vestido con un traje de honor. *Y tú puesto sobre su cabeza una corona de gloria.
      V. lo ha alimentado el Señor con el pan de la vida y de la inteligencia y le ha dado a beber el agua de la sabiduría. *Y tú puesto sobre su cabeza una corona de gloria.

Laudes
Benedictus
       Ant. Bendito sea Dios, que nos eligió en la persona de Cristo para que fuésemos santos e irreprochables en el amor.

Vísperas
Magnificat
       Ant. Ni por un instante cedimos: teníamos que mantener íntegra para vosotros la verdad de la palabra de Cristo.

Oración
     Oh Dios y Padre nuestro, que diste al joven beato Pedro Jorge la alegría de encontrar a Cristo en la fe y en la caridad; concédenos, por su intercesión, que también nosotros podamos difundir entre los hombres de nuestro tiempo el espíritu de las bienaventuranzas del Evangelio. Por nuestro Señor Jesucristo.

Todo el contenido de esta página pertenece a ACIPrensa

Grupo Pier Giorgio Frassati de la ciudad de Córdoba.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp