St.-Dominic-Praying_9

Vayamos a predicar, a dar testimonio, Dios está con nosotros.

21 de junio de 2020
Jr 20, 10-13  | Sal 68, 8-10.14.17.33-35 Rm 5, 12-15

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según Mateo 10, 26-33

En los primeros siglos de la Iglesia no fue fácil ser cristiano. Serlo era una elección exigente, que implicaba coraje y consecuencias peligrosas. Por esto entrar en la vida de la Iglesia no era una elección entre muchas, sino una decisión que determinaba toda la vida. Tenían que vivir su fe escondiéndose, en secreto, en las catacumbas y manifestarlo en público era peligroso, muy peligroso.
Jesús después de llamar a los doce y enviarlos a una misión, quiere poner una bomba de coraje en sus corazones, de hecho, tres veces les dice: «no tengan miedo.» Esta invitación parece casi el estribillo del pasaje, una certeza que debe estar introducida en el corazón de los discípulos que se preparan para ir como corderos entre lobos.
Algunas veces vivimos como divididos en nuestra vida: unos minutos para Dios y la Iglesia y el resto del tiempo para nosotros, donde El no tiene ningún lugar. El espacio de la Palabra, el cuidado de la interioridad, no puede vincularse a la hora de la misa, sino que debe convertirse en el hilo que une los momentos más diversos de la semana. En la escuela, en el trabajo, en el bar, mientras hacemos compras, no podemos poner el Evangelio entre paréntesis, encerrarlo en un cajón para abrirlo solo en nuestras iglesias. Después de todo, parece que tenemos miedo de nuestra fe, creemos que casi debemos disculparnos por creer, que nuestras razones vacilan ante el pensamiento contemporáneo. ¿Será así? Quizás sí, para algunos al menos. La idea de que la fe es una concesión arqueológica a sujetos particularmente frágiles y emocionales también nos infecta.
El Señor hoy no pide el coraje y la inteligencia para llevar la fe a los lugares y situaciones más impensables, porque no hay nada de nuestra vida y nuestro hacer que no tenga que ver con ella. Claro que hoy aparecen interpretaciones polarizadas de la fe y de como vivirla, pero eso es un problema más de la Iglesia hacia adentro. No es normal ver hoy que haya por el mundo camicaces integristas, por eso el problema no es que andemos gritando con violencia el Evangelio, el problema más bien es que nos olvidamos de narrar el Evangelio que el mundo está sediento de escuchar, aunque no lo parezca. Evidentemente no hace bien al Evangelio su desintegración en formas más o menos sociológicas o éticas de vivirlo, o por el otro lado, su reducción a un Dios que condena todo lo que somos como sociedad. Más bien debemos advertir que mientras dentro nos dividimos en estas cuestiones, hacia afuera el Evangelio se vuelve cada vez más insignificante.
El Evangelio de hoy está marcado por esta gran frase que se repite tres veces: «No tengan miedo». El 9 de abril de 1945, el teólogo alemán Dietrich Bonhoeffer fue injustamente sentenciado a muerte en el campo de concentración. Al despedirse de sus compañeros de celda, dijo: «Voy a la vida». Y él iba a morir. No hay razón para temer lo que pase. La fe nos hace ver las cosas sin miedos, con coraje sabiendo que Dios siempre está a nuestro lado: para vivir por él, predicarlo, y también morir en El. Esto debe ser una profunda convicción para nosotros y un gran impulso para ir a todos lados y dar testimonio de Él, narrando el evangelio, mostrando al mundo las grandes cosas que Él hizo por nosotros.

Fray Pablo Javier Caronello OP
Santiago de Chile

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

La recompensa del justo

28 de junio de 20202Re 4, 8-11.14-16a  | Sal 88, 2-3.16-17.18-19 | Rm 6, 3-4.8-11 + Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según Mateo 10, 37-42 Querido hermano: Podríamos preguntarnos, y no seríamos los primeros,

Leer más

Solemnidad de Corpus Christi

14 de junio de 2020Dt 8, 2-3. 14b-16a | Sal 147, 12-15.19-20 | 1Cor 10, 16-18 + Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 6, 51-58 Queridos hermanos: al mismo tiempo

Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Deseas recibir las reflexiones del Evangelios?

Déjanos tu correo electrónico y te enviaremos todo lo que iremos haciendo.