Votos

VidaR2

Un voto es una promesa deliberada y libre hecha a Dios acerca de un bien posible y mejor. En la vida religiosa el bien que se promete es el propuesto por Jesús en los consejos evangélicos: la castidad, la pobreza y la obediencia, lo cual supone también una gracia que Dios da para poder vivirlos. Por los votos el religioso se dispone con toda la tensión de su corazón a vivir y perseverar en el cumplimiento de estos consejos.

Así por la obediencia imitamos a Cristo sometido siempre a la voluntad del Padre para la vida del mundo, y de esta forma también nos unimos más estrechamente a la Iglesia a cuya edificación nos consagramos, bajo la dirección de un superior que con su ministerio humano es instrumento por el cual se expresa la voluntad de Dios. Así por la obediencia los frailes nos superamos a nosotros mismos para alcanzar aquella libertad que es propia de los hijos de Dios.

Por la castidad nos unimos más fácilmente a Dios con un corazón no dividido, y nos consagramos a Él con mayor intimidad, imitando la vida virginal de Cristo, y entregándonos totalmente a la Iglesia. Frutos de la castidad son la purificación del corazón, la libertad de espíritu y el fervor de la caridad.

Por la pobreza nos liberamos de la servidumbre, y más aún, de la preocupación por las cosas de este mundo para que nos unamos de una manera más completa al Señor, nos dediquemos a Él con mayor facilidad y hablemos de Él con mayor entereza. Por eso con la profesión prometemos a Dios no poseer nada con derecho de propiedad personal sino tenerlo todo en común, y usar de ello para el bien común de la Orden y de la Iglesia según disponga el superior.

LogoOP

Frailes Dominicos

Provincia Argentina de San Agustín

Frailes Dominicos
Facebook Twitter Instagram YouTube Mail