00-csm_lempertz-1097-2045-fine-art-pieter-lastman-studio-of-christ-and-the-canaanite-_2ac5d9a9f3

Nadie es poca cosa ante Dios

16 de agosto de 2020
Is 56, 1. 6-7  | Sal 66, 2-3. 5-6. 8Rm 11, 13-15. 29-32

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según Mateo 15, 21-28

Después de tanto insistir, la fe de una mujer cananea tiene respuesta por parte de Jesús. Según la mentalidad religiosa judía, esta mujer, por ser pagana, era considerada impura. El hecho acontece en la zona de Tiro y Sidón, tierra extranjera, y por tanto, considerada pagana. En el relato, sorprende cómo esta mujer, que es madre, pide, desesperadamente, por la enfermedad grave de su hija y de qué forma responde el propio Jesús: “he sido enviado para las ovejas de Israel”. El comportamiento de Jesús es clave para entender el encuentro con la mujer.

“No está bien tomar el pan de los hijos para tirárselo a los cachorros”, Jesús deja entrever que la salvación solo era para los judíos. En la cultura judía, el perro era un animal impuro, que no tenía dueño, y las personas extranjeras eran comparadas con él. Ante la respuesta de Jesús, la mujer insiste y no se siente ofendida. Su valentía contrasta con establecer prioridades, es decir, primero hay que ofrecer la salvación a los judíos, pues llegará el momento para los paganos. Pero la mujer cree que establecer prioridades no significa crear exclusiones, pues en su cultura los cachorros forman parte de la familia y tienen derecho a ser alimentados. Por tanto, ¿Para quién Jesús es Buena Noticia? ¿Sólo para los judíos?

De alguna manera, Jesús invitó a la mujer a dar un salto cualitativo en su fe y a superar el prejuicio judío con la relación a los extranjeros o mujeres. Ciertamente que como creyentes somos presos, tal vez, de otros prejuicios que nos impiden dar ese salto cualitativo en nuestra fe. Solo una fe verdadera humaniza y permite superar los prejuicios nacionalistas, de cultura, lengua y tanto otros. Por tanto, nadie es insignificante a los ojos de Dios: “Jesús le dice: Mujer, ¡Qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!

Fray Pablo Javier Caronello OP
Convento Santo Domingo, Santiago de Chile

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Somos monedas de Dios

18 de octubre de 2020Is 45, 1.4-6 | Sal 95, 1.3.4-5.7-8.9-10a.10c | 1 Tes 1, 1-5b + Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según Mateo 22, 15-21 Queridos hermanos en Cristo Jesús: La celebración litúrgica

Leer más

El rey es Dios

11 de octubre de 2020Is 25, 6-10a | Sal 22, 1-3a.3b-4.5.6 | Flp 4, 12-14.19-20 + Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según Mateo 22, 1-14 En algunas parábolas ―queridos hermanos― el significado se extrae

Leer más

Una respuesta

  1. Por ahí las respuestas de jesús me sorprenden, pero viendo lo que dice y hace comprendo. Las reflexiones de Uds me ayudan a entender en que contexto y por qué obra así. Gracias

Responder a Eva Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Deseas recibir las reflexiones del Evangelios?

Déjanos tu correo electrónico y te enviaremos todo lo que iremos haciendo.