074ed4_062311ecca8c4c1b80ebb81fcbeb2f06_mv2 - copia

Conozco a mis ovejas

Cuarto domingo de Pascua

 

08 de mayo de 2022
Hch 13,14.43-52 | Sal 99,2.3.5 | Ap 7,9.14b-17

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según San Juan 10,27-30

En este Domingo, cuarto de Pascua, se centra nuestra atención y nuestra fe agradecida en la presencia misteriosa del mismo Cristo Jesús, Pastor único y universal de nuestras almas.

Cristo Buen Pastor conoce a cada uno de los suyos. Con un conocimiento que es amor y complacencia. Cristo nos conoce como somos de verdad. Desde una mirada más personal puedo estar seguro que no soy un extraño que camina perdido por el mundo. Cristo me conoce. Conoce mi vida entera, toda mi historia. Más aún, conoce lo que quiere hacer en mí. Conoce también mi futuro. ¿Vivo apoyado en este conocimiento que Cristo tiene de mí?

«Mis ovejas escuchan mi voz y me siguen». ¡Que magnifica definición de lo que es el cristiano! Se trata de estar atento a Cristo, a su voz, a las llamadas que, sin cesar, a cada instante, nos dirige. No creemos en un muerto. Cristo está vivo, resucitado; más aún, está presente, cercano, camina con nosotros. Se trata de escuchar su voz y de seguirle, de caminar detrás de Él siguiendo sus huellas. El cristiano nunca está solo, porque no sigue una idea, sino a una persona. Seguir a Cristo compromete la vida entera.

«Yo les doy vida eterna» Aquí lo más importante es la vida eterna como don del Pastor.

Esta vida eterna es lo que anuncian los Apóstoles, y en particular Pablo y Bernabé en la primera lectura de hoy. Primero se la anuncian al pueblo judío, pero son injuriados. Entonces, ante aquel rechazo de la vida eterna, Pablo y Bernabé se vuelven hacia los pueblos gentiles. No pueden callar, pues «así nos ha ordenado el Señor: Yo te haré luz de los gentiles, para que seas la salvación hasta los confines de la tierra». Una frase un tanto difícil subraya los efectos de estas palabras: «los que estaban destinados a la Vida eterna, abrazaron la fe». Si el pueblo elegido por Dios no acepta creer en su Hijo muerto y resucitado para su salvación, el anuncio pasará a los gentiles a los que Dios ha preparado ya, pues la salvación es universal, aun cuando el pueblo judío tuvo por derecho el primer puesto en esta voluntad salvífica del Señor.

Jesús es la vida; esta vida la da por sus ovejas, y quiere que la tengan en abundancia. Los que entren en esta relación de conocimiento no perecerán jamás.

«Nadie las arrebatará de mi mano». Al que se sabe conocido y amado por Cristo y procura con toda el alma escuchar su voz y seguirle, Cristo le hace esta promesa. Nuestra seguridad sólo puede provenir de sabernos guiados por él. El Buen Pastor es el Resucitado a quien ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Estamos en buenas manos. Ningún verdadero mal puede suceder al que de verdad confía en Cristo y se deja conducir por su mano poderosa.

En este domingo del buen pastor nos unimos como ovejas de un mismo redil para orar por las vocaciones, pidiendo la ayuda de María Santísima para responder con fidelidad al llamado de su querido Hijo.

Fray José Daniel Godoy OP
Mar del Plata

Imagen: Jesus as good shepherd (Jesús el Buen Pastor) Fresco | Autor: Josef Kastner | Fecha: 1906-1911 | Ubicación: Iglesia de los Carmelitas en Döbling

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Domingo XXV

Liturgia de la Palabra Los pensamientos de ustedes no son los míos Lectura del libro de Isaías     55, 6-9 ¡Busquen al Señor mientras se deja

Leer más

Domingo XXIV

Liturgia de la Palabra Perdona el agravio a tu prójimo y entonces, cuando ores, serán absueltos tus pecados Lectura del libro del Eclesiástico     27, 30

Leer más

Domingo XXIII

Liturgia de la Palabra Si tú no hablas para advertir al malvado, te pediré cuentas de su sangre Lectura de la profecía de Ezequiel     33,

Leer más

Domingo XXII

Liturgia de la Palabra La palabra del Señor es para mí oprobio Lectura del libro del profeta Jeremías     20, 7-9 ¡Tú me has seducido, Señor,

Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Deseas recibir las reflexiones del Evangelios?

Déjanos tu correo electrónico y te enviaremos todo lo que iremos haciendo.