14559116676511

Dios antes que la Religión

29 de noviembre de 2020
Is 63, 16b-17.19b.64,2b-7 | Sal 79, 2ac.3b.15-16.18-19 | 1Cor 1, 3-9

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según Marcos 13, 33-37

Desde los comienzos de la humanidad, lejos ya del Paraíso terrenal y habiendo traicionado a Dios, nuestros primeros padres Adán y Eva escucharon las palabras esperanzadoras: “la Mujer y su descendencia aplastará la cabeza” de la Serpiente, nuestro enemigo. Esperanza alimentada por los profetas: “una Virgen concebirá y dará a luz un Niño”, que será “Consejero admirable, Príncipe de la paz, Padre eterno”.

Pero no sólo entre los judíos, también entre los paganos se esperaba una restauración del orden humano y divino, de la armonía entre Dios y los hombres; Platón esperaba un hombre justo, sumamente justo, tan divinamente justo que los hombres, corrompidos por los sofistas, no podrían soportarlo, y terminarían por crucificarlo; el filósofo Cicerón, al constatar la decadencia política y moral y religiosa del Imperio Romano, decía que eso no tiene solución, salvo que viniera un hombre tan justo que fuera también dios; el poeta Virgilio lo mismo, profetizando una edad de oro que viniera a transformar aquella edad de hierro, de guerras y pecados: “De lo más alto de los cielos nos va a ser enviado un reparador….; el que debe obrar estas maravillas será engendrado en el mismo seno de Dios; se distinguirá entre los seres celestiales; aparecerá superior a todos ellos y regirá con las virtudes de su Padre al mundo pacificado…; la tierra, los vastos mares, el alto cielo… todo se agita y se alegra por el siglo que ha de venir…; Empieza, ¡oh pequeño niño!, a conocer a tu madre por su sonrisa; diez meses te llevó en su vientre con grave afán; empieza, ¡oh pequeño niño”. Y las Sibilas anunciaban: “El cielo se abrió y un esplendor grandísimo inundó todo. Se vio en el cielo una virgen bellísima con los pies sobre un altar, con un niño entre los brazos.”

La humanidad entera necesitaba y aguardaba al Prometido en el Paraíso; y velaba en vigilia atenta y constante; hasta los paganos, intuyendo los tiempos ya cercanos, elevaban altares “al dios desconocido”, ese dios del cual sabían solamente que venía por fin a restaurarnos, no sabían cómo, pero sabía que vendría: las promesas de Dios son irrevocables.

Cuánto más el Pueblo de Dios, Pueblo de las promesas: los profetas antiguamente, y los apóstoles ahora, nos llaman a la conversión, al arrepentimiento, a volver a poner a Dios como lo primero en nuestras vidas y en nuestras ciudades; Dios antes que la Patria, Dios antes que las familias, que las personas, que la política, que la filosofía, que la cultura, que la teología: Dios antes que la Religión.

Volvamos a sacralizar el mundo para Cristo, para recibirlo dignamente como a hombre y como a Dios; volvamos a sacralizar nuestras familias, nuestras escuelas, nuestros templos, nuestras Misas; ninguna creatura fue hallada digna de Dios, de recibirlo, sino sólo su Madre, hecha Inmaculada y Purísima, hecha Templo de Dios: y con Ella sus hijos que la amen, que la veneren, que la reciban como Madre propia, y en manos de Ella se dejen transformar a imagen de su Hijo, por Ella que es el molde de Dios.

Estemos atentos como los pastorcitos, y vayamos al Pesebre guiados por la Luz.

Fray Rafael María Rossi OP
Mendoza, Argentina

Imagen: L’Apparition de l’ange à saint Joseph (La aparición del Ángel a San José) | Detalle | Artista: Georges de la Tour | Fecha: 1640

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Domingo XII

Liturgia de la Palabra Aquí se quebrará la soberbia de tus olas Lectura del libro de Job     38, 1. 8-11     El Señor respondió a

Leer más

Domingo XI

Liturgia de la Palabra Exaltó al árbol humillado Lectura de la profecía de Ezequiel     17, 22-24     Así habla el Señor:    Yo tomaré

Leer más

Corpus Christi

Liturgia de la Palabra Esta es la sangre de la alianza que el Señor hace con ustedes Lectura del libro del Éxodo     24, 3-8  

Leer más

Santísima Trinidad

Liturgia de la Palabra El Señor es Dios -allá arriba, en el cielo, y aquí abajo, en la tierra- y no hay otro Lectura del

Leer más

Una respuesta

  1. Lo primero en nuestras vidas es Dios, y como hijos ponemos nuestras cargas, nuestras esperanzas, nuestros sueños y alegría ensus manos
    Esta reflexión de hoy me empuja a unirme a El,preparando mi corazón para recibirlo con amor en esta navidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Deseas recibir las reflexiones del Evangelios?

Déjanos tu correo electrónico y te enviaremos todo lo que iremos haciendo.