Pentecostés

¡Ven, Espíritu Santo, lava nuestras manchas!

Solemnidad de Pentecostés

 

5 de junio de 2022
Hch 2,1-11 | Sal 103,1ab.24ac.29bc-30.31.34 | 1Co 12, 3b-7.12-13

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según San Juan 20, 19-23

Al libro de los Hechos de los apóstoles debemos, en gran medida, la caracterización escénica de los discípulos reunidos recibiendo el don del Espíritu Santo. Detrás de los múltiples detalles del relato se impone la realidad única de la misión “sin fronteras”, sin barreras de idioma. Una única misión venida del único Espíritu divino destinada a desplegarse, como las alas de la paloma, a todos los rincones del universo.

Es el mismo Jesús quien infunde su Espíritu. Se trata de una identificación constante que rechaza cualquier interpretación del Espíritu Santo como un “sustituto” de Cristo en la tierra. Como si su ausencia física requiriera de un “algo” compensatorio. Es más bien la identificación en continuidad de la acción del Espíritu de Dios la que inunda los corazones de los discípulos y los “llena” para proclamar a todos las “maravillas del Señor” (cf. Hch 2, 11).

El registro de la acción del Espíritu de Dios se manifiesta a lo largo de toda la Sagrada Escritura. Desde el “aleteo” sobre las aguas en el relato de Génesis hasta el fiat de María en el misterio de la Encarnación, por “obra y gracia del Espíritu Santo”. Así es como se verifica un continuum de la efusión que impulsó a tantos a confesar al único Dios verdadero. Porque, “en cada uno, el Espíritu se manifiesta para el bien común” (1Co 12, 7).

Muchos han hecho notar la diferencia entre la primera escena de estos versículos: “estaban todos reunidos en el mismo lugar” (Hch 2, 1) con lo que se dice más adelante después de la fuerte ráfaga y de las lenguas de fuego que bajaron sobre cada uno, es decir, los judíos “venidos de todas las naciones del mundo” (Hch 2, 5). Esto inspira a meditar en ese dinamismo entre la audición del Espíritu de Dios que habla en lo más íntimo del corazón y la acción destinada a proclamar al mundo que “hemos bebido de un mismo Espíritu” (1Co 12, 13).

La perspectiva de universalidad y envío la ofrecen las palabras de Jesús a sus discípulos. “Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes. Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió: «Reciban el Espíritu Santo” (Jn 20, 21-23). Esto es posible, ya que: “en Juan, el Espíritu expresa la presencia íntima de Dios (14, 17) y fluye del Cristo exaltado para dar la vida eterna (7, 39)” (Nuevo Comentario Bíblico San Jerónimo).

El soplo de Jesús es el “fuego” de su amor, el lenguaje gestual que expresa el aliento divino y le recuerda al hombre que ha salido del mismo Dios y que el salmista pone de manifiesto cuando asegura: “Si les quitas el aliento, expiran y vuelven al polvo. Si envías tu aliento, son creados, y renuevas la superficie de la tierra” (Sal 104 (103), 29-30). De su boca brota el soplo, de ella brotan también las palabras que dan la vida. Esa actitud de Jesús muestra el sentido y la intensidad del “lenguaje del Espíritu”, aquel que comunica la paz y el perdón como don. Es el Santo Espíritu de Dios que se vuelve paz y perdón como “don y tarea” para los discípulos.

La Secuencia canta la verdad de este don cuando pide la sanación de las heridas y la corrección de los desvíos. Todo esto lo otorga el perdón ofrecido en la reconciliación con Dios; pues el Espíritu es el que provoca la solicitud y concede la respuesta al alma fiel que desea volver a la gracia de la unión con su Señor. Deberíamos recordar siempre esta invocación llamando al Santo Espíritu de Dios cada vez que acudimos al sacramento de la reconciliación, para que avive en nosotros la disposición a exponer todas nuestras manchas, durezas y pecados. ¡Ven Espíritu Santo! 

Lava nuestras manchas,
riega nuestra aridez,
cura nuestras heridas.

Suaviza nuestra dureza,
elimina con tu calor nuestra frialdad,
corrige nuestros desvíos.

La invocación constante que hace la Iglesia del Espíritu convierte al “gran desconocido” en el rotundamente conocido “padre de los pobres”, el que otorga los dones y envía el fuego del amor a todas las almas. El “ven” de la plegaria se vuelve así certeza, llamando a Aquel que ya realiza lo que el alma fiel pide: “descanso en el trabajo, templanza en las pasiones, alegría en nuestro llanto”.

Pidamos con más insistencia al Espíritu Santo que inunde nuestros corazones con su lenguaje, que es el lenguaje de Dios, el único que puede hacer comprensible el trato de los hombres entre sí y con el Creador. Que María santísima nos guarde siempre en la vigilia permanente de la oración confiada que eleva a Dios toda nuestra vida y la de los hermanos que Dios nos ha confiado.

Fray Gustavo Sanches Gómez OP
Mar del Plata

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

La respuesta a Dios

Domingo XIII   26 de junio de 20221Re 19,16-21 | Sal 15,1-2.5.7-8.9-10.11 | Ga 5,1.13-18 + Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según San Lucas 9,51-62 La Palabra de Dios, en este Domingo,

Leer más

“Todos comieron hasta saciarse”

Solemnidad del Corpus Christi   19 de junio de 2022Gn 14,18-20 | Sal 109,1.2.3.4 | 1Co 11,23-26 + Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según San Lucas 9,11b-17 La escena que nos relata

Leer más

Un misterio tan grande

Solemnidad de la Santísima Trinidad   12 de junio de 2022Prov 8,22-31 | Sal 8,4-5.6-7.8-9 | Rom 5,1-5 + Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según San Juan 16,12-15 Queridos hermanos: El misterio

Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Deseas recibir las reflexiones del Evangelios?

Déjanos tu correo electrónico y te enviaremos todo lo que iremos haciendo.