shutterstock_1483137671

“Y apareció en el cielo un gran signo: una Mujer revestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en su cabeza”.

Asunción de la Virgen María

 

15 de agosto de 2021
Ap 11, 19a.12,1-6a.10ab | Sal 44, 10.11.12ab.16 | 1Co 15, 20-27a

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según San Lucas 1, 39-56

La Asunción de la Santísima Virgen María es la exaltación de la primicia de la Iglesia, el cumplimiento de la promesa hecha por Nuestro Señor, de la resurrección de los muertos y la vida eterna en presencia de Dios.

En la visión de Juan en el Apocalipsis, se nos da a conocer las maravillas que Dios ha dispuesto para la plenitud de los tiempos. Una creatura, una mujer, la Nueva Eva, quizás también figura de la Iglesia, es elevada y exaltada a los cielos. Sus vestidos, brillantes como el sol, como en la Transfiguración del Señor. Vemos la luna, la que no brilla con luz propia, a sus pies. Una corona de doce estrellas, signo de la victoria prometida al que gana la competencia, una corona no de laurel sino de apóstoles, adorna su frente. Y si está en cinta, y a punto de dar a luz, ya se prevé una victoria sobre la muerte. El tentador no tiene verdadero poder sobre ella. Es llevada al lugar preparado por Dios. Una de las moradas, que el Señor se adeltantó a preparar, el lugar designado por Dios desde la creación del mundo.

Para san Pablo, después de la resurrección de Cristo, le seguirán, también a la Vida Eterna aquellos que estén unidos a él. La Santísima Virgen María, estuvo unida a él desde su Concepción Gloriosa, y durante toda su vida terrena, en su Pasión y Cruz. En la vida resucitada, tiene pues, un lugar privilegiado, según el orden que le corresponde… “Una es la gloria del Sol, y otra cosa el esplendor de la luna, y de las estrellas”.

El cántico del Magníficat, se hace eco, pero por anticipado, de la exaltación que Dios hace de su humilde Sierva. Y si su espíritu se goza en la Voluntad de Dios, no deja de ser sincera: “Me llamarán feliz, bienaventurada, todas las generaciones”.

La Santísima Virgen María, primicia de la Nueva Creación, Morada y Arca de la Nueva Alianza, Madre de Nuestro Señor Jesucristo, la Sierva Humilde del Señor, la Bienaventurada, ha sido exaltada a los cielos, y colocada en el lugar preparado por Dios para los que están unidos a Él. Y si Dios ha hecho grandes cosas nosotros, digamos con María… “Su nombre es Santo”.

Desde la Eternidad, María intercede por nosotros. Si en la Encarnación y Nacimiento de Nuestro Señor, María es mediadora entre Dios y la humanidad, dándole carne al Hijo de Dios, ya Exaltada, en el cielo, es mediadora de la gracia, tanto cuanto se puede en su naturaleza creada. Asunta a los cielos, engalanada con el sol, con el resplandor de la luna, adornada con los apóstoles, María Santísima es depositaria de un tesoro de gracia. Y si se sabe amada por Dios, y amada por los hombres, por la Iglesia, cumple su misión de amar a la Iglesia, a los hombres, que necesitan de la misericordia divina.

Acudamos a la Santísima Virgen María. Hoy, que celebramos su Asunción gloriosa al final de su vida terrena, ella no nos abandona, y nos muestra, con su propia exaltación, la corona de victoria que nos espera si perseveramos en el servicio de Dios con fidelidad y amor.

Fray Ángel Edmundo Benavides Hilgert OP

Imagen: Assumption | Autor: Giuseppe Craffonara | Fecha: 1830 | Ubicación: Iglesia de Maria Asunta, Riva del Garda (Italy).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

¡Tengan ánimo!

Primer domingo de Adviento   27 de noviembre de 2021Jr 33, 14-16 | Sal 24, 4-5ab.8-9.10.14 | 1Tes 3, 12-13.4,1-2 + Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según San Lucas 21, 25-28.34-36

Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Deseas recibir las reflexiones del Evangelios?

Déjanos tu correo electrónico y te enviaremos todo lo que iremos haciendo.